Perdió la paciencia con su padre… pero algo lo hizo cambiar de opinión…

El amor, la inocencia, la paciencia y tomarse el tiempo para escuchar. Lo sagrado en esta vida. Recordemos que siempre nuestros padres se preocuparon por nosotros, honremos ese sacrificio.




Deja tu opinión: