Salidas de chicas. El antes y el después de ser madre… tienes que leer esta gran verdad.

iStock_000041230674_Large
Todas amamos una noche de fiesta de chicas. Desde palomitas de maíz en tu primer pijama party hasta las abuelas pasándolo bien en el bingo. Salir con las chicas es algo que todas las mujeres siempre hemos amado, y siempre amaremos.
Recientemente he notado que a pesar de que mi amor por esta salidas no ha cambiado, ahora tengo dos niños de menos de 2 años y cómo me preparo para estas excepcionales noches ha cambiado dramáticamente:
Preparación para salir con las chicas ANTES de tener hijos:
1. Poner música para arreglarme.
2. Servirme una gran copa de vino.
3. Buscar en mi closet y pensar sobre lo que me voy a poner.  Probarme varias cosas.
iStock_000027977668_Large
4. Tener una ducha pausada, tomando el tiempo para exfoliarme, afeitar mis piernas y lavar mi cabello.
5. Hidratar mis piernas recién afeitadas, maquillarme, secar y alisar o rizar mi pelo.
6. Rellenar la copa de vino y subir el volumen a la música.
7. Ponerme en contacto con mis amigas para saber qué están haciendo y qué se van a poner.
8. Volver al closet, eligiendo el atuendo perfecto, el combo de zapatos y accesorios.
iStock_000011860970_Large
9. Pintar las uñas de mis manos y pies, si por alguna extraña razón no he ido a hacerme una manicure/pedicure.
10. Terminar el vino mientras escucho la música y espero que el esmalte se seque.
11. Llamar a un taxi y verificar mi correo mientras espero.
12. Tomar mis llaves y salir por la puerta.
Todo eso suena muy bien, ¿no? ¿Quién necesita salir después de pasar un rato tan increíble y relajado en casa?
 
CON NIÑOS pequeños en la casa, así se es prepararse para una noche de fiesta con las chicas:
1. Intentar encontrar el control remoto del bebé para tener 20 minutos de paz mientras me preparo.
2. Dar un snack a los niños.
3. Buscar frenéticamente algo que me quepa y que no sea de maternidad.
4. No hay tiempo para ducharse.  Confórmate con el desodorante y shampoo en seco.
iStock_000019097088_Large
5. Ponte algo de máscara y, a pesar de que estoy en mis 30, cubrir mis espinillas.
6. Empezar a hacer la cena mientras me pregunto cuándo llegará mi marido del trabajo.
7. Llamar al marido en el trabajo y molestarlo para que venga a casa ahora mismo.
8. Alimentar a los niños y pasárselos a mi marido mientras entra por la puerta. Ahora estoy fuera de turno.
iStock_000028318300_Large
9. Pintar mis uñas lo más rápido que puedo y esperar que nadie se dé cuenta de que el esmalte está sobre todos mis dedos.
10. Resulta que no estoy fuera de turno porque todavía estoy en la casa. Poner en pijama a los niños, lavar sus dientas, darles el biberón.
11. Abrazos de despedida, que resultan en algo de mocos en mi falda y esmalte de uñas corrido.
12. Correr por la puerta mientras puedo, volteándome para soplar un beso a las pequeñas caritas en la ventana.
Original.




Deja tu opinión: