Una historia desgarradora. Su bebe murió luego de nacer. Ella pidió sostenerlo después de dos horas y ella escucho su ultimo suspiro

Kate Ogg dio a luz mellizos prematuramente, y su bebé Jaime, no sobrevivió al parto. Le preguntó a los doctores si podía sostenerlo para despedirse de él, y lo abrazó por dos horas. Lo que pasó después prueba que existe magia en el tacto de una madre. ¡Tienes que ver esto!




Deja tu opinión: